Compartir en Facebook

Compartir en facebook
Action Benares
Marzo 2008 PDF Imprimir E-mail

Varanasi representa todo aquello que contrasta con nuestros principios y costumbres occidentales. El primer contacto con la India a través de Varanasi puede llegar a ser un shock para alguien que no esté acostumbrado al estilo de vida hinduista.

 

La ciudad sagrada, bañada por el Ganges, es un centro de peregrinación donde se cree que cada inmersión en el río sirve para expiar los pecados. Lanzar las cenizas de un cadáver, a su vez, rompe con el ciclo de las reencarnaciones del difunto. Montones de peregrinos llegan a la ciudad en busca de la paz redentora que ofrece la diosa Ganga y son centenares los ancianos que deambulan por las calles esperando el toque de gracia que los llevará al descanso eterno.

 

 
Febrero 2008 PDF Imprimir E-mail

Cesar, que continua su viaje por India, nos trae la historia de Ravi.

(La historia de un toxicómano a la heroína) Ravi nació en una familia de Brahamanes, la ms alta casta de la sociedad hindú. Lo tenia todo en la vida. Estudio, enseñó ingles a los niños y hacia deporte… ¿Qué pasó? Cuenta algunas veces que todo basculó cuando su padre se casó con una mujer que no lo queria. El hecho es que se volvio adicto a la heroína y desde entonces solo vive de la mendicidad. Llaman aquí a la heroína "brown Sugar", en general la fuman pero se encuentra cada vez más gente que se la inyecta en la sangre con las consecuencias desastrosas que provoca: Abscesos, infecciones generalizadas y ciertamente aumento de la propagacion del SIDA. ¿Cuándo empezó Ravi a presentar las importantes heridas que tiene en las piernas? Lo seguro es que ya las tenia hace cinco años cuando le conocí en el momento en el cual yo llegué a la India. Parece que los adictos a la heroína en periodo de abstinencia se rascan frenéticamente las tibias y de eso resultan las lesiones que pueden degenerar rápidamente, agravado por el sistema inmunitario disminuido que tienen los dependientes. Esas heridas son extremamente dolorosas lo que refuerza mas el circulo vicioso en el cual están metidos.

namaskar
 
Enero 2008 PDF Imprimir E-mail
Siempre es la misma rutina, cada mañana, como un ritual que nos prepara para lo que ha de venir...
Nos reunimos siempre en el mismo chayshop en el mercado de dasaswamedh, el ghat principal. Allí nos saludamos juntando las manos, y encendemos los cigarrillos, mientras el chai se va enfriando. Es primera hora y todavía no ha comenzado el terrible calor que hará en un par de horas. El puesto de bebidas está a pocos metros de las escalinatas que descienden hasta el sagrado ganges...muchos peregrinos ya deambulan por allí, porque en la india, todavía los tiempos los marca el sol y la noche.